SIERRA DE MONTÁNCHEZ

Valora este artículo
(1 Voto)

castillo de montanchezPor estos territorios deambularon vetones, lusitanos y celtas, por lo que abundan pequeños tesoros arqueológicos como las estelas con grabados guerreros en Zarza de Montánchez, emplazamientos de la Edad del Bronce ligados a la extracción minera del estaño y al dominio de las rutas que atravesaban la penillanura y el poblado de Villasviejas del Tamuja, uno de los mejores castros de la Edad del Hierro extremeño. La importancia de los romanos se deja sentir también de modo significativo en la comarca. No faltan estelas funerarias ni abundantes restos de su presencia. Además de los sepulcros encontrados en "Las Lanchas", el Castillo medieval de Montánchez fue fundado con toda probabilidad
por los romanos como campamento defensivo. El puente romano de Benquerencia sobre el río Santa María (junto al cruce de Zarza de Montánchez) es quizá la más auténtica muestra de este tipo de construcción que permanece en la comarca durante la dominación romana. Es el único ejemplo de puente construido íntegramente de sillares, con cuatro ojos y tres tajamares. La ocupación romana y visigoda de Extremadura dejó otra magnífica huella de su arquitectura en las proximidades de Alcuéscar, donde se levanta la basílica visigoda de Santa Lucía, en la llamada finca del Trampal, denominada así por la abundancia de fuentes de agua que existen en sus cercanías.

Dispersos por los municipios comarcanos se guardan restos singulares de la arquitectura popular relacionadas con las necesidades y los tradicionales usos de sus pobladores: zahurdas, molinos, lavaderos, hornos tejeros, etc. En Ruanes y Botija la piedra, la cal, el adobe y la pizarra constatan todavía la vieja presencia de una arquitectura popular tradicional de la comarca. Además, se conservan aún edificios, escudos, blasones, rollos, etc. que atestiguan la vitalidad que alcanzaron en época medieval. En Valdefuentes podemos encontrar una bella muestra de la arquitectura señorial del Renacimiento en el Palacio de los Sandes, Marqueses de Valdefuentes, dejando impregnadas muchas de las fachadas con su heráldica. En la plaza se la localidad destaca también su Rollo o picota, del siglo XVI, esbelto y grandioso. Salvatierra de Santiago, conserva en buen estado el Hospital de Peregrinos, del siglo XVI, representativo de las edificaciones características de la Orden de Santiago y en el que e alojara Carlos V a su paso por la localidad. En Santa Ana la Casa de las Pizarras, del siglo XVI, permanece como testigo de la presencia de descendientes de Francisco Pizarro. Alcuéscar, Montánchez y Arroyomolinos conservan el mejor conjunto heráldico de la comarca.

En cuanto a su orografía y paisajes, Sierra y penillanura configuran el entorno natural de la vasta comarca extremeña de Montánchez y Tamuja. La variedad y diversidad están presentes en ella y permiten descubrir al visitante una naturaleza privilegiada y en equilibrio con los aprovechamientos agrícolas y ganaderos. Prolifera la fauna y la flora más apreciada y representativa del monte mediterráneo, que perviven aún inalteradas gracias al uso extensivo que se hace del territorio y a figuras de protección y conservación, como la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), en los Llanos. Aquí es posible encontrar toda una pléyade de aves esteparias protegidas como gangas,
sisones, aguiluchos, cenizos y avutardas, que conviven con otras aves del entorno, como el elanio azul, la carraca, etc...
Se trata de un paisaje abierto y aplanado con suaves ondulaciones, carente de vegetación arbórea, un lugar privilegiado para el avistamiento y la observación de la fauna esteparia.

A pie, a caballo o en bicicleta se hacen posible al viajero rutas y excursiones por entornos de gran riqueza ecológica. Desde los riscos y peñas más prominentes de la sierra, el parapente se deja ver en ocasiones por los cielos de la comarca, surcados frecuentemente por el buitre negro y otras aves representativas del paisaje urbano (cernícalo primilla, cigüeña, etc.).


El cultivo de la higuera es el principal recurso económico de la zona. Baste decir que la producción de higos de la comarca equivale a casi la mitad de la producción de la región, que es tanto como ¼ de la producción nacional. Algunas poblaciones como Arroyomolinos ostentan el récord de mayor productor de higos del Estado. Destaca la industria chacinera, principalmente en Alcuéscar y Montánchez, donde proliferan los secaderos de jamones y embutidos, y viene a complementarse, en Valdefuentes y Salvatierra, con una importante producción de vinos con fama en el mercado regional.

El agua es un recurso de primera magnitud en Sierra de Montánchez, donde proliferan embalses y charcas idóneas para la pesca y el ocio, fuentes y veneros mineromedicinales que abastecen al Balneario Fuentes del Trampal, ubicado en un bello paraje de alcornocales. La cola del Pantano del Salor (en el/los términos de Torreorgaz / Torrequemada) destaca por los ciprínidos y las actividades de recreo, el Pantano del Gallo, la presa del río Aljucén y otras charcas menores, son ecosistemas privilegiados para la cría de la tenca. El pantano de Tamuja lo podemos localizar en un paisaje recóndito e inmejorable para el avistamiento de anátidas durante la época invernal. La presencia del castaño pone una nota de color en los arroyos y manantíos de la sierra.

No obstante, es la Encina La Terrona, Arbol Singular de Extemadura, la perla natural de esta comarca: es la más grande de su especie que se conoce. Su porte majestuoso y su bella arquitectura la convierten en un auténtico monumento de la naturaleza y de la historia, pues su edad se pierde con el paso de los siglos -a decir de los expertos, la encina cuenta con unos 800 años aproximadamente -. A pesar de ello, la encina mantiene unas saludables condiciones de conservación.

Más información: http://www.adismonta.com/comarca/nuestros-pueblos

Visto 3088 veces
Más en esta categoría: « LA VERA SIERRA DE GATA »